Arte contemporáneo en España



Monográficos de Arte 10. Revista de arte contemporáneo

Frieze Art Fair: Londres especular


VV.AA.
Regent’s Park, Londres.
Del 17 al 20 de octubre de 2013.

Hace justo un mes y buscando el frío, acudimos a la llamada de FriezeLondon en su onceava edición, posiblemente una de las ferias más selectas de las que aun quedan en la frágil Europa. Instalada en carpas provisionales, pudo visitarse durante cuatro días en los jardines de Regent’s Park, un lugar absolutamente impecable, cuyos alrededores todavía parecen firmes.

                   clic para ampliar
Y es que la Londres victoriana sigue tan solemne y omnipresente como siempre, ni siquiera en su centro financiero se disipa, precisamente allí en su frontera, donde el Millenium Bridge une los templos de St. Paul y la Tate Modern, la especulación se ha llevado literalmente a su extremo más formal. Hace ya más de una década que los rascacielos proliferan en la City como en un cómic de ficción, ya no hay recubrimiento de fachada que no se rinda al empleo funcional del vidrio o el espejo, bien por el aprovechamiento de la luz o por el valor de la calefacción pasiva, pero desde el Gherkin (Pepinillo) de Norman Foster al recién inaugurado The Shard (La astilla de hielo) de Renzo Piano, las fachadas acristaladas alternan con las viejas construcciones de Cannon Street. La lente cóncava del ya conocido edificio Walkie Talkie de Rafael Viñoly concentra de forma aberrante una extraña luz especular que esta achicharrando un tramo considerable de aquel distrito. Londres es ahora un inmenso caleidoscopio donde cualquier individuo o peatón puede quedar proyectado sin remedio, desde pie de calle hasta lo más alto de cualquiera de sus rascacielos, en un seguimiento imposible pero de final probable; aunque lo que quede de uno al término de ese intrincado viaje, de multiplicación simétrica, rebotes y reflejos sea tan residual que no tenga ninguna consecuencia.

En los jardines de Regent’s Park, previo al Frieze encarpado y en compañía de la achatada Chloe (2013) de Jaume Plensa, también espejean las esculturas de Gim Hongrolx (Love, 2012), Jeppe Hein (Geometric Mirrors VI, 2011), Marila Dardot (The landscape moving, 2013), Oscar Murillo (Social anomalier from a factory, 2013) o la de Elmgreen & Dragset (But I´m on the guest list, too, 2012), ofreciendo distorsionadas proyecciones de un entorno cada vez más vulnerable y líquido.

Frieze es una feria de una extensión razonable, lo que permite no acabar extenuado. Ya sabemos que las ferias, por su concentración en el tiempo y en el espacio, siempre son desconcertantes: si consigues ver, apenas puedes mirar. Quizá por esto son eventos muy estratégicos, básicamente comerciales. Para los que viajan sin rumbo ni guión, las ferias pueden ser excitantes, cuanto menos curiosas, incluso si no participas en ellas, diría que en ese caso, aun lo son más. Como espectador, las ferias pueden aprovecharse en dos sentidos: hay quien recurre a ellas para descubrir las tendencias y autores que triunfan internacionalmente, y hay quien le sirven para comprobar lo que hay de diferente en el pequeño mundo que habitualmente uno reside. Aunque parezca paradójico a la larga resulta mucho más explosivo y emocionante el segundo camino que el primero, por esta vía puedes acabar descubriendo aspectos de tu propio territorio que hasta ese momento habían pasado inadvertidos.

El lado perverso de una exhibición de esta envergadura, es querer deslumbrar al visitante a toda costa con obras muy puntuales o mediáticas, y en este sentido podría decirse que este año Frieze ha sido moderada; ni siquiera las esculturas de Jeff Koons, custodiadas por varios agentes de seguridad, la espiral acristalada de Dan Graham o los grandes nocturnos de Alex Katz en extraña convivencia con los conos de señalización de Robert Pruitt,… han conseguido nublar la visita. Difícilmente si no, podrían haber llamado la atención: el pequeño cuadro del rumano Adrian Ghenie, el inquietante tema de Wilhelm Sasnal, los entresijos matéricos de Richard Patterson, los dibujos y ocultamientos de Markus Schinwald, la instalación mural de Genilson Soares o el cuadro audiovisual de Marcus Coates, The Trip (2010): un plano fijo, casi hipnótico de una habitación de hospital, escasamente iluminada, en donde una ventana encuadra la perspectiva de una calle en la que todavía no ha anochecido. Sólo el tráfico pausado de esta composición, la secuencia y el parpadeo del semáforo o el paso de algún peatón, registran el movimiento del tiempo filmado, son el ritmo que acompaña la conversación fuera de plano entre el paciente y su interlocutor acerca de un viaje programado y trascendental donde la imaginación es su principal protagonista.


Joël Mestre
Universitat Politècnica de Valencia



+ Referencias y consulta:
Descargar monográfico en PDF


  < Siguiente Anterior >  


        


Últimos monográficos:
Bill Viola: Entre lo anacrónico y lo sublime. . Bill Viola.
El Guggenheim de Bilbao celebra sus veinte años con una exposición de las ...
Eugenio Merino: Aquí murió Picasso. Eugenio Merino.
Fiel a su talante polémico, Eugenio Merino ha formulado la mejor crítica que a ...
Julian Rosefeldt: Vanguardia y contemporaneidad. Julian Rosefeldt.
Hasta el día 29 de abril puede verse en la galería Helga de Alvear la última ...
La obra de arte debe de ser un ejemplo no algo ejemplar. Xavier Arenós.
Hoy nos encontramos resistiendo a unas imposiciones políticas y económicas muy ...






Otros canales
rss   twitter   facebook   youtube






 portal:   Aviso Legal | Información | Enviar a un amigo | Enlazar con Arte10 | Publicidad en Arte10.com | Contacto | Widgets y RSS | Mapa de Museos de España

Hecho con por Portfolio Multimedia

Arte10.com es una marca registrada con referencia: M2303078
ISSN 1988-7744. Título clave: Monográficos de Arte 10. Tít. abreviado: Monogr. Arte 10.

    |  © 1999-2017 ARTE10.COM