Arte contemporáneo en España



Monográficos de Arte 10. Revista de arte contemporáneo

De Pepe Buitrago, o de lo que queda por escribir.


Pepe Buitrago.



La obra de Pepe Buitrago, pese a la heterogeneidad de los instrumentos, medios, técnicas, disciplinas, soportes y formatos en los que se ha venido corporizando en su dilatada trayectoria, desde la pintura al libro manipulado, del mail-art o la poesía visual al desarrollo genuino de procedimientos holográficos y creaciones videográficas, se encuentra asentada en poética tan sólida en su relevancia, tan profunda en su calado, como plural y leve (y aun fría) en su apariencia, nunca invasora, tajante, grosera, unívoca y definida de una vez para siempre.

                   clic para ampliar

Sin embargo, y pese a la pluralidad de las técnicas y los medios empleados por este creador, el nombre de Pepe Buitrago (Tomelloso, Ciudad Real, 1954) ha de relacionarse con una práctica poco explotada por los artistas españoles contemporáneos: la holografía. El término holografía procede de dos vocablos de origen griego, “holo” (todo), y “grafía” (escritura). Holografía vendría a significar, de acuerdo a esta etimología, una suerte de “escritura del todo”, o bien “donde se ha escrito o escribe todo”. En realidad, como ocurre, por lo general, con los fenómenos del lenguaje, esta definición sólo puede ser tomada en consideración en un sentido metafórico o figurado. El procedimiento holográfico es una derivación de las técnicas fotográficas, particularmente próximo al fotograma, con la salvedad fundamental de precisar para su realización de luz láser. Sobre el material emulsionado se revelarán las interferencias entre ésta y la luz y un objeto, objeto que será el elemento que la holografía muestre con el conocido efecto tridimensional. Un elemento que ha interferido la luz por varias vías, no una única, tal y como ocurre en el fotograma y el revelado fotográfico tradicional.

En la poética de Pepe Buitrago se afirma su posición en el mundo que pasa por la denuncia, a través de los cauces de un arte frágil, de los mecanismos opresivos que conducen al ser humano a su alienación. Existe en su dilatada trayectoria un objeto de representación predilecto: el ser humano. El ser humano en conflicto consigo mismo y con el otro, en una estrategia discursiva que remite a la incomunicación, al aislamiento o la pérdida de la individualidad, de la subjetividad, como una condena en el imperio del consumo, narcotizante del dolor. Si la obra de Buitrago constituye una suerte de espejo en el que se apela a la reflexión del espectador a través de su sensibilidad, en los últimos años, ha desarrollado entre sus diferentes temas un asunto que conduce casi abismalmente a una consideración sobre la evitabilidad de este exilio del ser humano respecto de sí mismo. Para ello, ha empleado una asentada tradición escultórica y arquitectónica, la representación de cuerpos humanos, tanto masculinos (atlantes), como femeninos (cariátides) como pilares de edificios. Como parte de varias instalaciones, Buitrago ha introducido en sus hologramas sendos frisos de atlantes que de modo explícito sugieren que se encuentran sustentando los elementos que se hallan sobre ellos. Así, por ejemplo, ocurre en una estructura casi arquitectónica, Sostenible-Insostenible (2006, instalación, 20 hologramas, 200 x 200 cm). En este trabajo, un friso de hologramas con el tema de los atlantes parece atravesar distintos paneles de madera que se cierran formando un habitáculo no practicable, pero cuyo interior puede observarse a través de los hologramas. La estructura, de naturaleza opresiva, remite a una reflexión sobre las figuras mismas que se representan: hombres que sustentan el mismo orden que les comprime, constriñe y encarcela.

Un elemento fundamental de la obra de Buitrago, y que es afín al de otros creadores contemporáneos, es la simultaneidad del empleo de estéticas diferentes, lo que conduce a una suerte de esquizofrenia que parece conducir a la afirmación de un estadio calamitoso. Si las imágenes holográficas resultan para la mayoría de los espectadores una experiencia relativamente nueva, relacionada, en su contemplación o disfrute, con ficciones científicas ambientadas en un irregularmente probable futuro, una estética tecnológica aparentemente fría, Buitrago las inserta en elementos que forman parte de nuestra escena habitual, o incluso en elementos artesanales más propios de ámbitos rurales que habituales en lo urbano. Existe así una suerte de ruptura cronológica que derrumba las expectativas y provoca un vértigo emocional o discursivo que puede despertar mecanismos reflexivos. En una de sus más inquietantes obras, Espejo de un mundo sin salida (2002, escalera de madera y ocho hologramas, 240 x 43 cm), Buitrago ha empleado una escalera de mano de madera para introducir en sus huecos sendas hologramas en las que se aprecia, precisamente, a un hombre solitario que se halla en una escalera similar a la real, pero a diferente escala, y siempre incompleta. La indefinición del escenario y el imperioso silueteado de la figura y la escalera (la holografía sólo recorta formas, siluetas, incapaz de detallar texturas, cromatismos, etc.), ocultan a su espectador el sentido del movimiento de su protagonista. En su ascensión o bajada está sólo y no sabemos qué le espera o de qué huye, acaso inútilmente, si se toma en consideración el título de la obra.

La indefinición de sus escenarios (podemos considerar el holograma como un escenario en el que ocupamos esa “cuarta pared”, donde se hallan las butacas) provoca que el espectador enfatice su preguntar, lo vivifique. Parece que Buitrago persigue con una obra proteica (desde la heterogeneidad de sus procedimientos hasta el hecho de que las imágenes holográficas dancen ante el espectador si éste se mueve y evoluciona frente a ellas), que el lector de sus trabajos se ciña o desconsuele ante su soledad, moviéndole a rellenar esos huecos, siempre móviles, indefinibles como nuestro propio deseo, fidelidad o cólera. En esa búsqueda que nos mece, todavía. Y en la que todo está aún por escribir.

Recién llegado de Seúl, donde ha participado en una exposición colectiva (junto a, entre otros, Chema Gil y Ramón Moral-Abad), y donde ha hecho acopio de material videográfico documental sobre el que habrá de trabajar en un futuro próximo. Buitrago ha reencontrado recientemente su pasión por la imagen dinámica, cuya investigación había aparcado hace años. Destacadas son, en este sentido, dos producciones muy cercanas a las estrategias del fotodinamismo (aunque en imágenes estáticas) de Eadweard Muybridge, Reflejo simulado (2005, animación, 16 segundos) y Desde lo que no existe (2006, animación, 12 segundos), cuya complejidad técnica parece ofrecerse mediante un primitivismo emocionante. Las acciones nos muestran, respectivamente, al creador, autorretratado en diversos fotogramas que se encadenan secuencialmente, caminando en círculo sobre una estructura móvil y, pasando de parte a parte de una escalera de mano. El de Buitrago es un caminar anhelante, que pese a la apariencia de un cierto solipsismo, muestra sinceramente un compromiso poético de encuentro carente de atisbo alguno de exhibicionismo. Una muestra de modestia para un maestro del oficio.


Julio César Abad Vidal


+ Referencias y consulta:
Descargar monográfico en PDF


  < Siguiente Anterior >  


        


Últimos monográficos:
Beckmann, figuras del exilio. Max Beckmann.
La exposición Beckmann, figuras del exilio en el Museo Thyssen-Bornemisza ...
Detrás de la puerta, invisible, otra puerta. Dorothea Tanning.
Tres o cuatro cuadros de la norteamericana Dorothea Tanning (1910-2012) figuran ...
Apertura Madrid. VV.AA.
Apertura Madrid es un evento que consiste, básicamente, en que las 50 galerías ...
Dadá ruso 1914 - 1924. VV.AA.
Decía el legendario profesor Angel González que, en la época de la vanguardia, ...






Otros canales
rss   twitter   facebook   youtube






 portal:   Aviso Legal | Información | Enviar a un amigo | Enlazar con Arte10 | Publicidad en Arte10.com | Contacto | Widgets y RSS | Mapa de Museos de España

Hecho con por Portfolio Multimedia

Arte10.com es una marca registrada con referencia: M2303078
ISSN 1988-7744. Título clave: Monográficos de Arte 10. Tít. abreviado: Monogr. Arte 10.

    |  © 1999-2018 ARTE10.COM