";
Monográficos de Arte 10. Revista de arte contemporáneo



ARCO’17: Ejercicio de resistencia


VV.AA.

Recinto Ferial Juan Carlos I. Ifema. Madrid.

Del 22 al 26 de febrero de 2017.

“Con su permiso voy adentro aunque no soy convidado”. Quizá no sea una sacrílega intromisión aludir a Jorge Cafrune para comenzar a “picanear las razones profundas” del arte: Argentina como país invitado, y que ciertamente el crítico no es invitado a estos fastos, pudieran bastarnos como alusiones para comenzar a hablar.

Y es que si pese a todo entramos al trapo en estos ruedos que no son los nuestros es porque “en mi pago un asado –¿el arte, la feria?– no es de nadie y es de todos”. Sea como fuere, nada es tan importante como pudiera parecer: en el último número de la Revista de Occidente Boris Groys nos pone en nuestro sitio. “El futuro de la humanidad es su total desaparición –ése, y no otro será también el futuro del arte”, dice el teutón sin despeinarse.
En todo caso ese debería ser nuestro leitmotiv ferial: dejando claro el desafuero que como críticos pudiéramos comentar al entrar en valoraciones de eventos como este, subrayando que ni siquiera puede el crítico ponerse en la piel de un “payador perseguido” pues es, simplemente, un bulto sospechoso, lo cierto es que la feria es un sismógrafo ideal para intuir lo cerca-lejos que está el arte de su desaparición, para constatar el entarimado fronterizo desde donde opera –se produce y se exhibe– el arte contemporáneo. Así pues, y aun constatando que nos movemos en arenas movedizas, asistir al ARCO nuestro de cada año es tarea obligatoria para atisbar ciertas reverberaciones en la onda dialéctica que sirve de motor al arte. 


Bernardí Roig

Después de haber asistido a más de decena y media de ediciones de ARCO, muchas de ellas con el prurito de una responsabilidad de tener que escribir después de lo visto –responsabilidad que, claro está, comienza siempre por uno mismo–, está bastante claro que bajo la dirección de Carlos Urroz la feria ha sabido encontrar su tempo vital. Nada de gestos a la grada, de caer en el abrazo del espectáculo o de dejarse seducir por la megalomanía de quien se cree su propio cuento. Atravesar el desierto de la crisis ha sido –está siendo– duro, pero quizá por el camino haya que reconocer que se ha encontrado una identidad que, esperemos, pueda servir de estabilidad “emocional” durante un tiempo. Porque sí, porque está muy bien esto de confundir churras con merinas, de taparnos la nariz ante las excrecencias del capitalismo, de mover la cabeza rumiando un melancólico “así no, así no”. Pero ARCO es, como diría el inefable Rajoy, de importancia capital. A veces la simpleza de nuestro “iluminado” es reconfortante.


Galería Louis 21

Este hecho, por necesario y reconfortante que sea, tiene también su reverso tenebroso: un miedo endogámico a salirse de los patrones marcados, una exclusión casi patológica a correr algún riesgo por mínimo que este sea. Pero tratándose de una feria, la cantinela recurrente del “riesgo” debe ser, como poco, puesto en cuarentena. Porque o se quiere una cosa o se quiere otra, o se quiere asumir el riesgo de una feria “bienalizada” o se opta por este modus operandi más cortito y al pie. En cualquier caso, y como coletilla a las recientes palabras de Juana de Aizpuru acerca de que los únicos que saben de arte son los artistas, el regusto a ya-visto que deja la feria tiene una consigna precisa: quienes mueven el arte son los coleccionistas. Y la feria es su territorio. Decir más a este respecto es dejarnos llevar por la verborrea y, quien sabe so también, por la demagogia.


Íñigo Manglano-Ovalle


MP & MP Rosado

Y poco más. Ahora a no caer en la melancolía, tampoco en la desazón. Evitar las palabras grandilocuentes, los titulares programáticos y el agorerismo profético. Quizá nos hayamos aburrido un poco, pero no hay que olvidar que es sobre todo en estas lindes donde el arte nos sigue pensando. Subrayar que ARCO no debe ser final de nada sino continuación e inicio, no destino sino paso o tránsito. Como tal puede vadearse, pero eso no hará menos seductor el desierto que seguimos atravesando. 



Javier González Panizo

URL pública: http://www.arte10.com/noticias/arco17.html
Número (ID): 482

ISSN: 1988-7744